martes, 13 de marzo de 2018

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (338)

¡Qué vergüenza, de vergüenza!



Hace unos días nueve millones y medio de pensionistas españoles hemos  recibido una carta de la Ministra de Empleo y Seguridad Social, cuyo envío y sobre anunciador, vale más de un euro, en la que nos anuncia con un tuteo de colegas, la espectacular subida a la que hemos sido merecedores y nos manifiesta su comprensión y agradecimiento por lo que nuestra contribución ha sido un grano de arena para sostener el país, y lo que es más significativo que, gracias a ello, nos merecemos que nos aumenten la paga.

También en ella, se nos facilita  detalladamente el desglose de la pensión mensual, una vez hecho los cálculos de la revalorización que supone con la aplicación de un 0.25% de incremento. La cuantía de la subida es debida a los números rojos que sigue arrastrando el sistema público de cobertura de la jubilación y que queda muy por debajo del coste de la vida. Al resultado hay que aplicar las injustas retenciones del IRPF, al tener que tributar rendimientos que ya fueron gravados en el curso de la vida laboral.

La subida que ha experimentado la nómina de la mayor parte de los pensionistas españoles en el año 2018, tras la preceptiva aplicación del Índice de Revalorización de las Pensiones ha sido de 2,30€ al mes para un perceptor de la pensión media del sistema español de protección social (925€); 1,62€ mensuales para los perceptores de la pensión más habitual, incluidos los autónomos,  dentro del sistema público (650€). Según cálculos sindicales, solo en 2018 las arcas públicas se ahorrarán 1.200 millones de euros por la aplicación de este modelo, a costa de socavar el poder de compra de los pensionistas, y en la próxima década  podría llegar al 17%. Ello engrandecerá, sin ninguna duda, nuestro estado del bienestar. ¡Qué vergüenza, qué vergüenza¡

Todo ello está provocando reacciones por parte del colectivo más numeroso de ciudadanos. Hay quienes dedican su tiempo a intentar convencer que se devuelvan las cartas al remitente y comienzan a surgir asociaciones con manifestaciones en defensa de nuestros intereses, e incluso, los sindicatos mayoritarios, y algunos partidos políticos se están uniendo a la demanda.

Hay que recordar que la socióloga Carolina Bescansa (47 años) defendía con verdadero ardor que "si no votaran los mayores de 45 años, el líder de Podemos sería el inquilino de la Moncloa"; y ahora el Dr. Errejón a sus 34 años, recibe a los jubilados que han sacado a la calle a manifestarse. Ya han olvidado cuando decían que las personas mayores no teníamos derecho a decidir el futuro de los más jóvenes. ¡Qué vergüenza de vergüenza¡ 


Si los pensionistas no tuviéramos derecho a voto, el Pacto de Toledo y las Comisiones en el Congreso de Diputados no existirían. Cualquier cosa que se haga, ahora, está muy bien, pero al final no se conseguirán grandes logros  ya que, las personas que tienen que decidir, viven un mundo distinto (señores diputados cobrando 7.721€ por asistir a las sesiones plenarias al Congreso y que aspiran a la pensión máxima vitalicia) y ningún partido de los actuales hará caso con profundidad en temas que tanto nos incumben a los pensionistas. Al final, unas cuantas migajas, salidas en la foto y vuelta a empezar.

Conviene recordar que el 26-J de 2016, el PP, logró 7,9 mill. de votos, el PSOE, obtuvo 5,4 mill., Podemos 5.0 mill. y Ciudadanos 3.1 mill. En cualquier caso, si se restan los actuales seguidores por creencias ideológicas, la cuenta final continua siendo muy interesante, para que antes de lo que podamos imaginar, algún nuevo grupo, posiblemente, intentará darse a conocer  en representación de este colectivo bajo siglas que se identifiquen con "Pensionistas 9 millones", o los propios partidos actuales se declararán capaces de hablar con la claridad suficiente, a un colectivo que está en condiciones de decidir qué partido puede gobernar próximamente.

Platón decía que el filósofo debe gobernar,  porque es el único que conoce la verdadera ruta a seguir por su pueblo y está en condiciones de superar las dificultades y las crisis, porque tiene en sus manos la más alta educación posible para realizar su tarea, y ello le llevaría no menos de cincuenta años de preparación- casi igual que los actuales. Añadiría que su equipo estuviera formado por personas serias y que hayan demostrado su honradez y capacidad de gestión en su vida laboral, con suficiente experiencia en los distintos campos profesionales, incluido los legislativos y ejecutivos, con aptitudes y actitudes suficientes para llevar a cabo tan importante tarea.

Es en el Parlamento donde habría que tener delegación, ya que los diputados son quienes posibilitan la formulación de los intereses económicos y sociales de los ciudadanos. Solo merecería la pena escucharles si respondieran a los perfiles señalados.
Antonio Leal Giménez
Académico de Santa Cecilia

14 comentarios:

  1. Suscribo completamente tu exposición. Yo animo a esos nueve millones de pensionistas a que su voto sea blanco, a ver si estos políticos que tenemos se dan cuenta de que no nos sirven ninguno. No creo que sean tan listos como para entender tal sutileza.

    ResponderEliminar
  2. Es muy cierto, por su gran fuerza como masa votante, los jubilados y pensionistas con su rebeldía, van a ser todo un tsunami en la política española.

    ResponderEliminar
  3. La verdad del evangelio. Pero los que hay no nos hacen caso.
    Magnifico el artículo

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente asqueado de esta gente. ¡Cuánta razón lleva usted¡

    ResponderEliminar
  5. Estamos en manos de gente mangante que no le interesa que cambie nada.Y no somos conscientes que somos 9 millones de ciudadanos. Muchas gracias por el articulo.

    ResponderEliminar
  6. En facebook ya somos cerca de 17.000 y vamos a más: Asociación de Jubilados Españoles.

    ResponderEliminar
  7. 9 millones de votos en blanco..., prefiero 9 millones de votos por personas formadas y sensibilizadas con problemas de educación, salud y temas sociales. Es más efectivo. ¡Magnifico articulo¡

    ResponderEliminar
  8. Magnífico artículo, Antonio, en el que viertes determinadas reflexiones que pudieran tener una importante incidencia futura.Estoy contigo a lo largo y a lo ancho del mismo.
    Tu recuerdo de Platón me trae a la memoria a un Arístides El Justo, a un Pericles y tantos otros que, en este momento y en esta atmósfera que hoy respiramos, se me antojan personajes de auténtica ficción, por más que la historia se empecine en decirnos que estaban vestidos con nuestra misma piel.

    ResponderEliminar
  9. Siguiendo el comentario de Eugenio, qué saben los que se dedican a ir en contra del sentido común, de lo que es un estratega de las Guerras Médicas y quién era Aspasia de Milito. Deberíamos reflexionar y tomar decisiones que nos amparen a todos los jubilados. Muy bueno este "Encuentro en la Academia".

    ResponderEliminar
  10. Muy buen artículo. En mi entorno ha conseguido despertar interés y ya se habla de la necesidad de crear un partido que nos defienda con verdadero interés.

    ResponderEliminar
  11. Hoy mismo están supeditando la mejora de las pensiones a la aprobación de los presupuestos generales del Estado. Todo esto es para tomárselo a broma...¡ qué vergüenza y pobres de nosotros los pensionistas¡.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto. Y la lógica aristotélica no se emplea mucho últimamente.

    ResponderEliminar
  13. Manuel Sánchez-Romate García14 de marzo de 2018, 18:56

    La carta de la señora ministra de trabajo a los ciudadanos es todo un cúmulo de despropósito. Por lo visto cree que los pensionistas somos una legión de descerebrados que no tienen sentimientos. Debió pedir perdón por representar a un gobierno que no ha sabido obtener los recursos necesarios para satisfacer las necesidades de los mayores. En un invierno tan duro, los gastos farmacéuticos de los jubilados que le tienen apego a la vida, se han disparado. Hay una gran cantidad de medicinas que no cubre la seguridad social y que son para combatir los catarros y aliviar los síntomas que han visto sus precios disparados, Hace unos días tuve que gastar más de cuarenta euros en unas gotas recetadas por un otorrino para combatir una rinitis que no me dejaba dormir. Gracias a que estuve cuarenta y cuatro años cotizando, mi pensión no es de las más chica, pero entiendo que si le la hubieran mandado a mi suegra, tendría que haber elegido entre comer o dormir.

    ResponderEliminar
  14. Me gustaría conocer cuál es la pensión que les queda a los que forman parte del Pacto de Toledo. Seguramente menos de 750€ y por eso están tan preocupados y van a ayudar a los pensionistas. ¿Dónde estamos y qué paciencia...

    ResponderEliminar