martes, 19 de junio de 2018

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (348)


TURISMO CULTURAL

Pulsar para ampliar

En la ya famosa asamblea convocada por los comerciantes del Centro y ciudadanos de El Puerto, como ya se ha comentado hasta la saciedad, cuando la mesa presidencial formada por políticos quisieron darla por concluida, la voz de una mujer desde el fondo de la sala se alzó airada: “¿Y ya está? ¿Y eso es todo? ¿A eso hemos venido? ¿Y la gente? ¿No tenemos nada que decir?”. Y aquello, como tantas veces ya se ha repetido en los medios de comunicación, fue el pistoletazo de salida de una interminable lista de intervenciones de asistentes al acto, comerciantes, hosteleros, residentes foráneos y ciudadanos en general, para protestar, preguntar, exigir, denunciar, cada cual aquello que mas le afectaba.    Una de las muchas voces escuchadas, fue la del catedrático de Arte del “IES Pintor Juan Lara”, recientemente jubilado, Francisco González Luque, que expuso que, ante la difícil situación que vive El Puerto, desprovisto de sus tradicionales fuentes de ingresos, como eran la pesca, las bodegas o la agricultura, solo quedaba la opción del turismo, pero no del turismo estacional de dos meses de verano, sino de un turismo de calidad, de categoría, no masificado, estable, seguro y sostenible. 

Un polo de atracción para ese tipo de turismo, no el único por supuesto, podría ser el “Turismo Cultural”, aprovechando nuestro valioso y poco conocido patrimonio artístico y cultural,pero no como algo que los visitantes que llegaran a El Puerto pudieran ir a visitar y conocer, sino a que vinieran a El Puerto precisamente a visitarlo y conocerlo.

Pulsar para ampliar
Y se refería Paco González a las numerosas obras de arte, muchas de ellas desconocidas hasta para los los propios portuenses, que tenemos en El Puerto y sobre las que él había escrito varios libros: La lista sería interminable.

Se refería Paco González a aquello que él mas conoce y sobre lo que ha escrito varios libros y publicado infinidad de artículos de prensa, las numerosas obras de arte con que cuentan las hermandades y cofradías de El Puerto, como el Cristo del Amor del Convento de las Capuchinas, las imágenes del Retablo de Ánimas, de Ignacio López o la Pasión del Retablo de Benavides, verdadera joya artística, en la Basílica Menor de N. S. de los Milagros, el “Jesús atado a la columna”, de Ignacio López en  las Concepcionistas, el “San Ignacio”  de Juan de Mesa, en la Parroquia de San Francisco o este antiguo convento en sí mismo, hoy parroquia de los jesuitas, el Hospital de San Juan de Dios, la Puerta del Sol de la antigua Iglesia Mayor Prioral y así podríamos seguir de una manera interminable. Pero no solo es esto.

Aparte de todo lo indicado por el profesor Francisco González, podríamos poner en valor otros espacios que podrían, merecidamente, merecer la atención de los visitantes, como el Poblado de Doña Blanca y su necrópolis o las Cuevas de San Cristóbal, por ejemplo.  

Pulsar para ampliar
Para esto habría que tomas las medidas adecuadas, por supuesto.Tendríamos que ponernos todos, las pilas, empezando por el Ayuntamiento.  Se requeriría disponer de los permisos necesarios para poder visitar San Cristóbal y dotarlas de los imprescindibles medios de seguridad y se necesitaría disponer del personal humano capaz de “vender” nuestro patrimonio. Para visitar los monumentos y los palacios de la ciudad, deberíamos contar con la colaboración de un conocedor de los mismos, como Miguel Ángel Caballero, para visitar el poblado de Doña Blanca, sería impagable la ayuda de José Ignacio Delgado Poullet, por ejemplo y para ver las Cuevas de San Cristóbal y contarnos todo lo referente a la arqueología y la historia de El Puerto, nadie mejor que Diego Ruiz Mata, catedrático de la Universidad de Cádiz y académico de Santa Cecilia y principal valedor del valor potencial del Poblado de Doña Blanca.

Después sería necesario llegar a acuerdos con turoperadores turísticos para interesarle por nuestra oferta y conseguir que incluyeran la visita a nuestra ciudad dentro de su oferta de viajes culturales.

Ya sé que es difícil conseguir todo esto, pero el éxito es de los valientes. Hay que intentarlo. Merece la pena y El Puerto lo vale.
Jesús Almendros Fernández
Socio colaborador de la Academia

No hay comentarios:

Publicar un comentario