domingo, 17 de febrero de 2019

SOBRE EL NOMBRE DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA (2º de 10)

En este capítulo, que ya es el 2º, nuestro  académico, Javier Maldonado Rosso, expone los argumentos a favor y en contra del topónimo de nuestra ciudad.

Los principales argumentos que se emplean para sustentar que el nombre correcto de la ciudad es Puerto de Santa María son estos tres: 1) que, según norma básica de nuestra gramática, a los nombres propios no debe anteponérseles el artículo; 2) que ni en la literatura ni en la historiografía ni en la documentación oficial se ha empleado tradicionalmente el nombre El Puerto de Santa María con el artículo escrito en mayúscula; y 3) que el nombre originario de la ciudad, tal como se recoge en la carta-puebla otorgada por Alfonso X en 1281, fue “Gran Puerto de Santa María” y no “El Gran Puerto de Santa María”.

Como argumentos a favor de la denominación El Puerto de Santa María podemos ofrecer, “en primera instancia”, los siguientes: 1) Todas la gramáticas de la lengua española admiten que ciertos nombres propios de países, regiones y ciudades llevan incorporado el artículo como parte integrante de ellos. Alarcos Llorach, con mucha agudeza, definió la cuestión en estos términos: “Los nombres propios tienen un comportamiento particular respecto del artículo. Unos los llevan siempre, otros lo rechazan y, en fin, algunos hacen alternar libremente su presencia o su ausencia.” Pueden valer como ejemplos El Salvador, que lo lleva siempre; Puerto Lápice, que lo rechaza; y Coruña / La Coruña, que lo alterna. 2) Es cierto que en la lengua escrita la utilización del nombre de la ciudad con el artículo en mayúscula es rarísima, pero lo más destacable no es esto, lo realmente importante es que el artículo se emplea, aunque sea con minúscula, que no se prescinde de él. De tal manera, que tan infrecuente es el uso de la variante del nombre con el artículo en mayúscula como el de la variante del nombre sin el artículo; así que ambos argumentos parecen anularse mutuamente; y
3) En el supuesto de que en su forma originaria el topónimo de la ciudad no incluyese el artículo, fue posteriormente cuando éste se incorporó a aquél, mediante lexicalización. Nada obsta para que no fuera así y no habría porqué considerarlo una incorrección gramatical. Como sabemos, las lenguas vivas están en evolución. Fernando Lázaro Carreter dice que “los hablantes mudan el valor o la vigencia de las palabras y de las expresiones”.

Estos argumentos podrían bastar para dar por zanjada, “en primera instancia”, a favor de la forma El Puerto de Santa María la controversia sobre “este artículo de la discordia”, pero lógicamente esta cuestión precisa ser vista “en otras instancias”. Necesitamos explicarnos la causa de esta excepción nominal. Así pues, vamos a tratar de manera más detallada algunas cuestiones gramaticales que han quedado en suspenso y vamos a pasar después a analizar la cuestión desde otros ángulos.
Academia de Bellas Artes Santa Cecilia

1 comentario:

  1. San Fernando (Cádiz) se llamó "Isla de León"; los productos y los vecinos de allí, por razón de su procedencia y origen, son de la Isla de León, son de la Isla, a la Isla van, de la Isla vienen, etc., etc.; ni más, ni menos, que los qué lo fueron y son del Puerto de Santa María, del Puerto. Reproduzco un trabajo del 2010 sobre el uso del nombre del Puerto:
    Plataforma para la recuperación del nombre de nuestro Puerto de Santa María y del uso gramatical correcto del artículo determinado “el” cuando se le antepone a éste (opcional dentro de un contexto), tal y como se hizo durante más de setecientos años de historia documentada y hasta que empezaron a introducirse los cambios en 1.981, cambios propiciados desde el Ayuntamiento, por personas que aún cuando pudieran haber actuado de buena fe, al menos lo hicieron, en mi modesta opinión, desacertada o erróneamente.


    CÓMO SE DEBE UTILIZAR EL NOMBRE DE NUESTRO PUERTO DE SANTA MARÍA
    28.01.2010

    CANTO A MI PUERTO DE SANTA MARÍA.

    Puerto de Santa María, puerto palaciego,
    Puerto de Santa María, puerto solariego, pueblo marinero.

    Puerto de Santa María, ¿puerto de mar?, no, puerto fluvial,
    ... pero primero ... de sal, de espumas, de esteros.

    Nuestro Puerto de Santa María, mi Puerto, tu Puerto,
    este Puerto de Santa María nuestro.

    ¡Qué historia la del Puerto!, la de Santa María del Puerto,
    como se llamó también, hasta los albores de 1.500.

    Toros en el Puerto, me voy al Puerto y del Puerto vengo.
    En el Puerto de Santa María todo lo que quiero tengo y está todo lo que quiero.

    El Puerto de Santa María es un pueblo salinero,
    el Puerto de Santa María es un pueblo bodeguero.

    ¡Viva el Puerto de Santa María!, con puerto, o sin puerto.
    ¡Viva Santa María del Puerto!, la milagrosa Virgen de nuestro pueblo.

    ¡Es mucho Puerto el nuestro!, ¡qué gran ciudad, qué puerto!.
    ¡Viva el Puerto!, ¡viva mi Puerto!, mi Ciudad, mi pueblo.

    Eloy Fernández Lobo.
    Nota:
    Aunque el presente texto haya salido algo poético, yo no me atrevería a calificarlo “poesía”; es, simplemente, una lección gramatical, los ejemplos de los distintos usos y las formas en que deben construirse, expresarse y escribirse las alusiones a nuestro Puerto, a su nombre compuesto con estructura posesiva o genitiva (falso genitivo); antes que esperar sobre él una crítica poética, me gustaría que calara, en los posibles lectores, la enseñanza que conlleva. Un abrazo a todos, os lo merecéis “Gente Noble y Grande” del Puerto.
    Contribuya a impulsar la cultura en el Puerto, en este Puerto nuestro, haga copias para sus familiares y amigos.

    Gracias.

    ResponderEliminar