sábado, 16 de marzo de 2019

EL GENTILICIO DE LOS CIUDADANOS DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA (1 de 8)


Recopilación del discurso pronunciado por don Manuel Pacheco Albalate, el 1 de abril de 2016, con motivo de su investidura como Académico de Número de la de Bellas Artes de Santa Cecilia, bajo el título de “El gentilicio de los ciudadanos de El Puerto de Santa María”


Afortunadamente, desde mediados del siglo que hemos dejado atrás, existe en nuestra ciudad, aunque a veces con grandes lagunas, un movimiento vecinal para conservar, rescatar, poner al día y desempolvar el pasado de nuestra historia. Surgió espontáneamente con la voluntad de compensar la desidia, la indiferencia y el poco aprecio que durante muchas décadas se había tenido, dentro de la vorágine de un movimiento modernista mal entendido, de desprecio por todo lo deslucido o deteriorado por el paso del tiempo, de todo lo que no tenía utilidad en el presente, de lo que no era productivo, de derribar por derribar, como si lo antiguo y lo moderno no se pudieran perfectamente conjugar. No valoraron los interesantes retazos que el tiempo nos había dejado como algo inherente, inseparable, de las señas de nuestra identidad. De igual forma no percibieron la rentabilidad que podría obtenerse a partir de la rehabilitación de nuestro patrimonio histórico, de su riqueza y variedad.

En este contexto, se cuestionó, entre algunos vecinos de esta muy antigua ciudad, cuál era su verdadero gentilicio, bajo qué nombre se le ha conocido y se le sigue llamando, surgiendo sobre ello un intenso debate donde, salvo en escasas aportaciones documentadas, se exponían razonamientos más avalados por el deseo personal, por la pretensión de imponer, que por el rigor científico que requiere de estudio, precisión y objetividad.

Hoy, transcurrido algún tiempo, algo sosegados los ánimos, consultados los más cualificados gramáticos actuales, incluida la Real Academia Española, y con la importante documentación hallada en los archivos, voy a hablarles de ello, haciendo constar desde este mismo momento que no entraré en ningún tipo de debate, que solamente les trasmitiré y les mostraré lo hallado en vetustos escritos y lo que dicen al respecto las más importantes autoridades del momento.

La exposición la realizaré a través de cuatro apartados: me centraré en la construcción general de los gentilicios en la lengua castellana; pasaré después al estudio de los documentos que recogen, por primera vez, el gentilicio de los naturales de la ciudad de El Puerto de Santa María; pasaré al posicionamiento actual de la Real Academia Española sobre dicho gentilicio; y realizaré unas consideraciones al respecto.

Comenzaré manifestando que para el estudio de los gentilicios se impone en primer lugar hacer referencia a los topónimos, a los nombres propios que designan un lugar determinado, sea un río, un país, una montaña, una región, un pueblo, una villa o una ciudad. Estos nombres suelen responder a un acontecimiento, a un personaje o a un accidente geográfico, donde sus vecinos, a través del uso continuado, lo tomaron inintencionadamente.
Academia de Santa Cecilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario