jueves, 28 de marzo de 2019

LA SOCIEDAD RENACENTISTA ANTE LA CIENCIA




LA SOCIEDAD RENACENTISTA ANTE LA CIENCIA
La sociedad renacentista, en el marco que aquí interesa, está integrada por la Corte, las ciudades, la nobleza, las universidades, los centros de cultura,... así como por el comercio, las relaciones económicas y sociales, las lonjas, ... los viajes, las relaciones humanas, ... es decir, el cuadro social en el que se encuentra y con el que se encuentra el científico.
Por lo que respecta a las notas significativas que caracterizan esta sociedad renacentista, en relación con la ciencia y los científicos, conviene señalar las siguientes.

1. Una transmisión creciente del saber matemático (consistente entonces básicamente, y sólo, en geometría y aritmética) en capas sociales más extensas, consecuencia de las nuevas pautas y crecimiento del comercio, del intercambio, de la navegación y del establecimiento de organizaciones prebancarias facilitadoras de préstamos (especialmente para la organización de los viajes y el mantenimiento de las tropas).

2. La difusión del invento del libro, tras las ediciones iniciadas en la segunda mitad del siglo XV, alcanzaría una notable propagación. Ejemplo significativo fue el caso del Almagesto, tratado astronómico del siglo II de nuestra era escrito por Claudio Ptolomeo, que sería impreso en latín en 1515 en Venecia y en 1538 en griego en Basilea. La imprenta facilitaría la expansión de una creciente cultura científica.

3. La sociedad europea adopta una actitud de beneficiosa aceptación de estos humanistas abiertos a las ciencias, ‘sabios’, que adquieren notoriedad.

4. Se multiplican los centros de vida intelectual. (Tiene lugar una especie de “adelanto” de las pautas de la Ilustración).

5. Los príncipes se rodean de pensadores, sabios y eruditos. Financian la edición de libros, ordenan la fabricación de instrumentos, crean bibliotecas.

6. Algunas Universidades, a pesar de su incapacidad para despegarse de lo medieval, y con notorias dificultades, crean nuevas cátedras, organizan colecciones de Historia Natural, construyen jardines botánicos.

7. Crecen apreciablemente las relaciones de los científicos con sus contornos, así como entre ellos.

8. Y en concreto, a modo de resumen, destacar que “una característica original de ese periodo fue que el cultivo de los saberes científico-técnicos se convirtió en un asunto de Estado, porque los gobernantes reconocieron su enorme utilidad para mejorar la gestión del Imperio”.

González de Posada, F; (2018) Carlos V (1500-1558) y la ciencia, en Cuadernos de Historia Moderna nº 43.2, 347-364.

http://revistas.ucm.es/index.php/CHMO/article/download/62346/4564456548596

No hay comentarios:

Publicar un comentario