miércoles, 12 de diciembre de 2018

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (376) SUSTITUIR PENSAMIENTOS


Con los años se van adquiriendo algunas destrezas que son muy útiles para la vida práctica, una de esas habilidades es la de sustituir pensamientos; lo hacemos cuando se nos mete en la cabeza algo desagradable y ─del mismo modo que hacemos para cambiar la sintonía de una radio─ sustituimos esas elucubraciones malas por otras más satisfactorias y menos lesivas. Esto lo suelo hacer con cierta frecuencia, pero no me pregunten cómo lo hago, el mecanismo no lo comprendo muy bien.
     Iba paseando calle Luna arriba sumido en cavilaciones sobre algo que no me resultaba especialmente agradable y decidí cambiar el misterioso dial antes aludido para pasar a reflexionar sobre el maravilloso “trampolín” que podría ser la Península Ibérica de personas, capitales y mercancías de toda Latinoamérica, el África lusófona ─Angola, Mozambique, Guinea-Bissau, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe─. E incluso, la isla de Timor Oriental en Asia. Concluí que el iberismo bien trabajado sería algo de extraordinaria importancia. Pero a la vez me asaltó un temor, recordé que el envejecimiento y la despoblación es un grave problema para la estabilidad y el bienestar de toda España; en más de 30 provincias es algo ya palpable. Entre 1977 y 2016 ha habido muchas provincias que han perdido representación en el Congreso de los Diputados por disminución de la población, entre ellas cinco de “La Raya”, solo Huelva y Salamanca se han mantenido tal como estaban. Es juicioso pensar que con un bajo desarrollo económico y despoblación de las tierras fronterizas no es muy viable el iberismo. Estaba en esas cuando casi tropecé con mi amigo Emilio.
     ─¡Hombre! ─exclamé─. ¡Me vienes en el momento justo!
     ─¡No me digas! ─respondió sonriente.
     ─El otro día, en la tertulia, nos dejaste un poco sorprendidos al decirnos que tenías una solución al problema de línea fronteriza entre Portugal y España, pero te fuiste y nos quedamos con la miel en los labios.
     ─No, no. Perdona no dije eso. El problema de “A Raia” es otra cosa. Dije que tenía la solución para ir fomentado en iberismo poco a poco y de manera sencilla y atractiva.
     ─¿Y cuál es esa solución-milagro?
     ─¿No te lo imaginas? ¡El deporte! El deporte es la solución para casi todo, ya sabes que hasta los políticos echan mano del mismo cada vez que conviene a sus intereses. Pienso, por ejemplo, que en vez de una vuelta ciclista a España sería mejor una vuelta a la Iberia con sus etapas correspondientes en Portugal. La liga de fútbol también podría ser ibérica, empezando por unificar a los equipos de las divisiones inferiores que estén en “La Raya”. Y teniendo tantos kilómetros de costa se podrían hacer competiciones de distintas modalidades de embarcaciones deportivas a lo largo de todo el litoral de nuestra península. Se me ocurren un buen puñado de ejemplos.
     Sonreí. Su idea me parecía buena y respondí:
     ─En principio no lo veo nada mal, posiblemente es la mejor manera de empezar a unir, se trata de comenzar por lo ─al menos aparentemente─ más sencillo e ir creando espíritu de unión y hermandad. Creo que en el contexto de esto se enmarca el gesto adoptado por las federaciones de fútbol lusa y española al querer presentar “una candidatura ibérica”, una convocatoria común, a los mundiales de fútbol, ¿me equivoco? No obstante, creo que el desmoronamiento fronterizo debería ir de la mano de una colaboración cultural intensa entre ambos lados.
     Seguimos durante un rato dándole vueltas a este asunto y también tocamos el del necesario impulso económico que es imprescindible dar ambos lados de los más de mil doscientos kilómetros de “La Raya”.
    Le recordé a Emilio el optimismo, respecto de Iberia, del premio Nobel de Literatura portugués José Saramago que respondió ─así de convencido─ a la pregunta de un periodista sobre el futuro de Portugal en la península: «No vale la pena convertirme en profeta, pero pienso que acabaremos por integrarnos».
     Con un indisimulado matiz de sarcasmo Emilio preguntó:
     ─¿Con optimismo?
Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia



Artículos anteriores sobre "Iberismo": 
Iberismo en la tertulia (2)
Mirando hacia el Oeste (1)

10 comentarios:

  1. "Esto es un sueño y los sueños, sueños son..."
    El mundo está ahora mucho más interesado en lo desintegrador, es decir, en populismos y nacionalismos. Las ideas integradoras tiene hoy mala venta, pero ya sabes que soy un pesimista.
    Un abrazo y a seguir luchando.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, me encanta tu forma de plasmar, escribiendo, tus pensamientos. Creo que ese sueño tuyo es fácil que pueda ocurrir. De hecho ya hay pueblos que conviven en perfecta armonía, por ejemplo, Salvatierra do Barro y Zarza la Mayor comparten bares, tiendas, bancos y fiestas. La fiesta típica de Salvatierra "El Bodo" se celebra en la Rivera, por donde corre el rio Eljas, de este río, una orilla pertenece a Portugal y la otra a España, la fiesta la celebran tantos portugueses como españoles. Además en Zarza casi todo el mundo habla portugués y en Salvatierra hablan también en español. Luego ya ves que no es difícil que esos pensamientos de iberismo y unión puedan llegar a ser una realidad y, estoy segura, que ganariamos mucho los dos paises.

    ResponderEliminar
  3. Nueva y excelente aportación a la idea del iberismo. En un momento en el que España parece que se le saltan las "costuras", una idea y proyecto integrador, me ha sentado como un soplo de aire fresco. Además de un aporte de ilusión tan necesario ahora. ¡Gracias, Ignacio!

    ResponderEliminar
  4. Antes he cometido un error se trata de "Salvatierra do Extremo" y no de "Salvatierra do Barro", disculpen.

    ResponderEliminar
  5. El escritor António Lobo Antunes, una de las voces más aclamadas de la literatura lusa, ha lamentado que los portugueses y los españoles no formen parte de un mismo país.
    Lobo Antunes: «Es una lástima que no seamos el mismo país todos los ibéricos»

    ResponderEliminar
  6. Ojalá, querido amigo. Eres algo mayor que yo, pero te recuerdo, a pesar de mis largos años de ausencia de El Puerto.
    Me gustaría que tu ilusión se hiciera realidad. Amo Portugal y a su gente, y considero, efectivamente, que somos una genuina realidad ibérica. Me encantaría dinamitar, en el buen sentido, Tratado de Tordesillas de 1494, y aúnar intenciones.
    Abrazos.
    EFL

    ResponderEliminar
  7. Los "Rayanos" agradecemos profundamente el interés que ustedes muestran por nuestra situación y nuestras visicitudes. Nos entusiasma pensar que llegamos más allá de la propia La Raya, gracias de nuevo.
    Los rayanos

    ResponderEliminar
  8. ¿Son muchos los pueblos españoles que forman parte de "la raya" con Portugal?

    ResponderEliminar
  9. Desde la Provincia de Pontevedra hasta el sur, en la de Huelva hay muchos municipios que forman parte de 'A raia'. Salamanca es la provincia española que tiene más muncipios lindantes, tiene veintidos.
    En el siguiente enlace de detallan todos los pueblos fronterizos:
    Municipios españoles fronterizos con Portugal

    ResponderEliminar
  10. Wikipedia también ofrece una lista de los pueblos portugueses fronterizos con las diferentes provincias españolas.
    Municipios portugueses rayanos con España

    ResponderEliminar